Vida Saludable

La cantidad de agua que consumimos cada día juega un papel muy importante para mantener nuestro cuerpo sano.

Beber de ocho a diez vasos de agua al día nos brinda enormes beneficios para la salud:

 

  • Alivia la fatiga

Si nos sentimos siempre cansados, puede ser porque bebemos poca agua. El agua es utilizada por el cuerpo para eliminar toxinas y productos de desecho que éste no necesita. Cuando hay menos agua en el cuerpo, el corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre oxigenada a todas las células y otros órganos principales. Estos factores nos hacen sentir fatigados.

 

  • Ayuda en la digestión y el estreñimiento

Cuando bebemos suficiente agua aumenta nuestra tasa de metabolismo, esto quiere decir, que los alimentos que consumimos se descomponen apropiadamente; lo cual ayuda a que nuestro sistema digestivo funcione correctamente, previniendo el estreñimiento.

 

  • Mejora el estado de ánimo

El agua hace que nuestro cuerpo se sienta bien y mejore su nivel de energía. Cuando nuestro cuerpo está activo y funcionando adecuadamente, brinda una señal positiva a nuestro cerebro que mejora el estado de ánimo y ayuda a sentirnos feliz y tener buen humor, lo que se traduce en un buen nivel de productividad en nuestras labores diarias.

 

  • Mantiene la piel sana

El agua ayuda a reponer los tejidos de la piel, así como a hidratarla y aumentar su elasticidad. Cuando el cuerpo recibe suficiente agua, nuestra piel estará hidratada y se verá fresca, suave, brillante y tersa.

El agua también ayuda a nuestra piel con las cicatrices, el acné, las arrugas y otros síntomas de envejecimiento.

 

  • Reduce el riesgo de cáncer

Algunos estudios indican que el consumo de agua también reduce el riesgo de cáncer de vejiga y colon.                                                                                                                               

  • Resuelve el mal aliento

El mal aliento es una clara señal de que nuestro cuerpo necesita más agua. La saliva ayuda a liberar bacterias y a mantener la lengua hidratada. Por esto, cada vez que tengamos mal aliento, lo primero que debemos hacer es beber abundante agua.

 

 

Fuente: mejorconsalud.com

 

  • Contribuye a reducir el dolor de cabeza y migraña

En la mayoría de los casos, la razón principal de los dolores de cabeza y migrañas es la deshidratación. Es aconsejable beber agua cuando experimentemos dolor de cabeza; nuestro cuerpo se hidrata y se resuelva pronto el problema.                                                                            

 

  • Permite reducir la obesidad

El agua ayuda a eliminar los subproductos de la grasa. Cuando bebemos agua, nuestro estómago se llena haciéndonos perder un poco el apetito. El agua no contiene calorías, grasa, carbohidratos ni azúcar y es un gran reemplazo de las bebidas con alto contenido calórico, como el alcohol, bebidas gaseosas o refrescos azucarados; causantes del aumento de peso.

 

  • Regula la temperatura del cuerpo

Las propiedades térmicas del agua y su capacidad para liberar el calor del cuerpo cuando el sudor se evapora de la superficie de la piel, son de gran ayuda para el mantenimiento de nuestra temperatura corporal durante todo el día. Una temperatura corporal bien regulada nos hará sentir con más energía y mantener nuestros músculos y articulaciones lubricados, evitando calambres y esguinces.                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

  • Mejora el sistema inmunológico

Cuando el cuerpo recibe la cantidad adecuada de agua, mejora el sistema inmunológico. Así, nuestro cuerpo puede luchar contra enfermedades como la gripe, cálculos renales y ataque cardíaco.

El agua también es de gran ayuda para hacer frente al reumatismo, el lumbago, la artritis, etc.